Devoción Mariana

María Salud de los Enfermos Reina y Madre de la Congregación

Ferviente amor y devoción a la Santísima Virgen

María, Madre y Sierva del Señor es, en Cristo y con Cristo, la gran y constante Maestra de la obra apostólico-social de nuestra familia religiosa.

Nuestro amor a Dios, la unión con Él y la recta intención de agradar solamente a Él, aseguran en nosotras la disponibilidad de María: “He aquí la Sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,38).

La Sierva de María se distingue por un profundo amor filiar a María Santísima, Maestra de la vida humilde y escondida con Cristo en Dios.

Nota característica de nuestra espiritualidad es como lo era de nuestra Santa Madre Soledad, una sólida y ferviente devoción Mariana traducida en alabanza filial y en fiel imitación de sus virtudes.

María, en su advocación “Salud de los Enfermos” es Patrona principal de nuestra familia religiosa.

La Santísima Virgen, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, cooperadora singular en la restauración de la vida sobrenatural, es nuestra Madre en el orden de la gracia (LG 61). Después de Cristo y en orden a Él, María ocupa un puesto de privilegio en nuestra vida espiritual como Madre y Maestra. María es modelo de virtudes para toda la Comunidad de los elegidos (LG 65), signo de esperanza y consuelo.

“Tengo puesta en María mi confianza”: frase que nos dejó nuestra Santa Madre Soledad y que revela los rasgos de su espiritualidad mariana en la advocación “María Salud de los Enfermos” invocada para materno consuelo y fortaleza del que sufre y en la devoción a la Virgen de los Dolores, corredentora con Cristo en la obra de la salvación.

  • Expresamos nuestro amor filial, personal y comunitario, a la Santísima Virgen con actos especiales en ocasión de las fiestas marianas.
  • El mes de mayo lo vivimos con intenso espíritu mariano, dedicándolo especialmente a honrar y venerar a nuestra Santísima Madre.
    Para las grandes solemnidades de la Asunción de la Stma. Virgen el 15 de Agosto y María, Salud de los Enfermos el 8 de Mayo, nos preparamos con una solemne Novena.
  • Honramos a la Stma. Virgen de los Dolores, el 15 de Septiembre, devoción muy arraigada en Madre Soledad e imagen de lo que ha de ser nuestra misión: estar en silencio junto al lecho del enfermo como María junto a su Hijo, al pie de la Cruz.
    El rezo diario del santo rosario  en comunidad
  • El mes de Mayo lo dedicamos a la Santísima Virgen y  lo vivimos con intenso espíritu mariano. Al final de este mes tenemos la tradicional coronación de la Virgen como nuestra Reina y Madre.
  • Otra tradición muy querida de nuestra Congregación es el canto de la Salve todos los sábados en su honor y como un acto de amor filial.