Postulantado

Es un periodo aproximadamente de un año en el cual la Postulante participa de las actividades del Noviciado, junto con otras jóvenes que comparten los mismos ideales. Se le provee de tiempo para la oración personal y comunitaria y para la dirección espiritual. Se le imparte formación religiosa con clases y conferencias que le ayuden a discernir su vocación y a fortalecer su vida espiritual.

En este tiempo la joven postulante se inicia en la vida de intimidad con Jesucristo, en el amor a la Santísima Virgen, se le introduce a una vida de oración personal, examen de conciencia, prácticas de piedad, de silencio y disciplina propias del Noviciado y en el conocimiento del Instituto: carisma, vida y obras, así como la estima y práctica de la vida comunitaria.

Programa:

  • Iniciación en la vida de intimidad con Cristo.
  • Ejercicio de las virtudes de fe, esperanza y caridad.
  • Amor filial a la Santísima Virgen.
  • Conocimiento del Instituto: carisma, vida y obras.
  • Oración, examen de conciencia y prácticas de piedad, de silencio y disciplina propias del Noviciado.
  • Aceptación de la autoridad en espíritu de fe.
  • Seguir cultivando y afianzando su vocación.

Medios:

  • Nociones del Nuevo Testamento: clases, lecturas, meditaciones.
  • Formación en la vida de oración y meditación personal.
  • Participación diaria en la Eucaristía.
  • Recepción frecuente del Sacramento de la Reconciliación.
  • Lectura espiritual.
  • Examen de conciencia diario.
  • Amor y devoción a María y rezo del Santo Rosario en comunidad.
  • Estudio de nuestra Madre Fundadora Santa María Soledad.
  • Estudio de temas de la vida religiosa.