Tercera Probación

Es un tiempo intensivo de 6 meses ofrecido a la Juniora, donde se le ayuda a cultivar y vivir en clima de silencio,  oración, reflexión y estudio como preparación para su Consagración total a Dios por medio de los Votos Perpetuos. Tiene como finalidad permitir a la Juniora que realice una fuerte experiencia de encuentro con Dios y mediante un trato de mayor intimidad y unión con Jesucristo, conocer a fondo los compromisos que va a contraer, estimando en todo su valor el don divino de la vocación, suscitando en ella un deseo vivo y consciente de consagrarse a Dios para siempre, en aras de una auténtica caridad, al servicio de Cristo en los enfermos.

  • En este tiempo se le ayuda a al Juniora a que adquiera un trato de mayor intimidad y unión con Cristo.
  • Que conozca a fondo los compromisos que va a contraer con la Profesión Perpetua.
  • Que considere el don divino de la vocación en todo su valor.

Medios:

  • Clima de silencio y recogimiento para la oración y reflexión.
  • Ejercicios de piedad, ascesis, silencio y austeridad de vida
  • Instrucciones diarias sobre la vida de oración, Constituciones, apostolado, trato social-religioso.
  • Mes de Ejercicios Espirituales en silencio.
  • Curso de renovación espiritual.
  • Corrección fraterna.
  • Entrevistas personales con la Madre Directora.
  • Oficios domésticos.
  • Durante este tiempo la Juniora no sale a cuidar de los enfermos.
  • Se les da suficiente espacio de tiempo para la oración personal, celebración  litúrgica, estimulándolas a pasar sus tiempos libres con el Señor.